sábado, 29 de marzo de 2008

Hay mariposas y un olor a flores y a fruta madura en el aire...

Hay mariposas y un olor a flores y a fruta madura en el aire y en mi estómago gusanos... de esos que acarician tan suave que cosquillean... hay como un remolino de mariposas nocturnas y en mi sagre no hay nada.... en mi cabeza tampoco... hay un choque de silencios, de silencios que no dicen nada, pues en mis silencios hay ansias de gritos apagados, hay miradas espantadas, hay pensamientos exaltados y hay, resignadamente, un silencio tan pesado y tan profundo que me desespera en esta insoportable espera.


Me duele la cabeza, me duele la espalda y me pesan esas miradas.... esas de duda... de lástima... esas que te preguntan sin palabras y te hacen no sé que nudo en la garganta, me tropiezo con recuerdos absurdos a estas alturas... en estos tiempos con esas miradas que dicen todo y no dicen nada, con miradas a destiempo y con el tiempo olvidadas...


Pero qué es el olvido?, Olvido en realidad? Si siempre es que los malditos recuerdos saben nadar y salen a flote... y es a mi a quien vuelven a ahogar... Porque olvidé que me asustaba... me asusta... me asusta perderme en la nada, en lo negro... en la ausencia de todo, una ausencia que se siente, que se palpa y se hace presente y he llegado a la conclusión de que se parece a tu ausencia, fría, callada y extrañable... sumamente desesperante, la más temible, la más silenciosa... y si me pierdo, que mi todo no se sumerja completamente en ella y alcanzar a agarrarme de la fé que tengo, de la esperanza tan hablada y pocas veces realmente salvadora.... a veces sólo me ve sentada y callada... tengo un asco en la garganta fatal.... no tengo hambre, no tengo sueño y me quedo despierta toda la noche cansada e ida.... botada bocaarriba en la cama... desnuda y caliente.... sobre las cobijas, la desesperación me gana, me come y no sé porque o en qué pongo mis ansias.... me siento atareada, nerviosa y tonta... en medio de un abismal escenario que fue aquella cama, en la que representamos memorables historias, memorables instantes donde las pieles hablan mejor, donde hoy, son las únicas que se extrañan sin más escenografía que las sábanas y sin mayor caraterización que los cuerpos repletos de pieles en sudor escarchadas de ansias y susurros desbordadas, entre segmento y segmento atoradas, suavemente petrificadas y me sigo repitiendo: "¿Dónde quedaron esos instantes húmedos?"... Parece que no tengo control y más en cambio sus sobras parece que me controlan... y de nuevo, esta noche me bañaré tarde... de madrugada, cuando ya no resista el no poder dormir... pensaré en el agua como en tus manos... pensaré en el golpe y recorrido de las gotas de la misma forma como cuando lo hacía tu sudor... me duele la cabeza de tanta autosatisfacción... de pura frustración.... de pura imaginación que ya no me llena... ¿Cómo tu cuerpo se transformaba en agua? ¿Cómo me envolvía y completamente también me mojaba? Me quema tu ausencia en cada segmento, en todo mi territorio, en todos los rincones a los que te permití entrar... ¿Cómo es que fue eso lo que me llenó si no es amor? ¿Cómo es que pura pasión es lo que extraño hoy? Es lo que me causa hoy tanta distracción... Es que no me puedo rasguñar yo sola la espalda.... no me puedo gritar... no me puedo montar... ¡Ya ni siquiera me puedo extrañar! No me puedo mirar, no me puedo morder...
Es que cómo te explico que no me puedo amar!!! Dónde está tu piel?, ¿Con qué sábanas se enamora y me deja sola...? Muerta con las piernas abiertas... todas las noches voy a la cama tan sola como nunca y como siempre sola y amenezco todas la mañanas con una ausencia tan grande que pocas veces cabemos en la misma cama y entonces caigo, y caigo muerta y, aún, aún con las piernas abiertas... es que ni las puedo cerrar... ni puedo llorar.... la única húmedad que puedes llamar de mi... es la de mi centro.... mi centro vacío... mi centro seco... mi centro solitario y hueco... nada pienso y nada siento si no hay ya más nada que los recuerdos, recuerdos en el centro, recuerdos en mis huecos, solitarios recuerdos en un solitario cuerpo.

Desnuda camino y llevo mi vivo retrato del espejo a la ventana, de la ventana a la cama, de la cama a la regadera, de la regadera a la cama, de la cama a la ventana y de la ventana de vuelta al espejo y no encuentro nada, nada que no quiera encontrar... porque si lo encuentro me he de tropezar con la dignidad perdida en el suelo... perdida en el eco....

... continuará...
De nuevo nosotros... HLXS
Foto: Autorretrato

No hay comentarios:

Publicar un comentario