martes, 27 de julio de 2010

Revolución...

¡A la verga la tristeza!

Mi luz...

Es aquí donde inicia todo, mis letras, mis pensamientos, mi todo encerrado, mi tristeza reinando...

Ésto debía ser una historia romántica, llena de amor y pureza, como siempre lo he soñado, pero últimamente ha dejado de ser así... Ya lo siento lejos, me aterra la falta de luz, me angustian los tiempos, las pedidas de recesos, cada vez encontrarnos más lejos, cada vez volviéndome más fría, atada al error sin poder ayudar a dar paz... Hace tiempo que no brindo tranquilidad... Me da miedo la oscuridad.

Todas las noches, antes de dormir, recuerdo todo lo que se dice, me bombardeo de errores, tropiezos, equivocaciones, cosas malas que se aprenden de mi. Siendo tú la persona que más amo, eres la misma a la que no puedo hacer reír, descansar o simplemente sentir bien.

Ambos estamos exhaustos.

No puedo mejorar a base de tal método, no puedo tratar de ser mejor recordando todos mis defectos, es que ya me siento simplemente tan decepcionada de mi, como para recordar detalle tras detalle de mis batallas perdidas en esta relación.

Pongo mi honestidad de rodillas, para decirle que ya no puedo más, que me he quedado atrás, soy yo quien se ha estancado en la tristeza, soy yo quien lo ahoga conmigo, quien lo ahorca con mis presiones, quien lo sumerge en lágrimas.

Hoy abrí los ojos a la luz, tu mi luz, lograste que viera con desánimo las diferencias, me lograste despertar del sueño donde tenía pensado que teníamos lenguaje propio, íntimo, un algo más allá.

Yo me presento a ti, mi luz, como una simple mortal atada a la tristeza, siendo así, no suficiente para ti. Pareciese que tu destello y mi sombra no se han podido descifrar y que cuando no hay palabras para decir ni escuchar, tiramos a herir... a matar...

En esta relación, ya he muerto...

Me has vuelto a iluminar y después, sin vida, me he vuelto a quedar. Supongo tu luz también se ha de apagar, porque tu eres mi asesino, mi dador de vida y yo soy lo mismo para ti, par de víctimas que somos uno del otro. Dime mi luz, ¿Dónde queda el amor del inicio? ¿En qué momento pisamos la tierra y olvidamos volar?

Tus palabras son mi muerte, las mías la tuya, tu inmortalidad me da miedo, mi mortalidad más...

A veces siento que te hago más daño de lo que te amo...
Y te amo tanto...

Cansada de herirte:
Rebeca.

lunes, 26 de julio de 2010

Parece ser...


Parece ser que la magía está desapareciendo...
Que nos estamos dejando llevar por la tierra...
Y dejamos de volar...

Me gustaba más volar, me abrazabas todo el tiempo,
no había tiempo para descansar, menos para llorar.

Ahora me da miedo porque los pies comenzamos a usar...
Me duelen, el suelo me lastima, me quedo atrás,
me dices que no tema, de seguro pasará y
volveremos a volar...

martes, 20 de julio de 2010

Olvida...

¿Por qué siempre pienso en el día que he de morir?

¿Por qué mejor no me preocupo por saber vivir?

Así la muerte se me olvidaría...

domingo, 11 de julio de 2010

Extreñimiento mental...

Cada dìa se vuelven peores mis crisis... Cansada de tanta tristeza...

jueves, 8 de julio de 2010

El alma se me ahoga, sólo veo mi vida pasar...

De tantas lágrimas que no he podido sacar,
el alma se me ahoga, sólo veo mi vida pasar...

Yo creo que la vida es la que nos mira pasar todo el tiempo
la vida y el tiempo están aquí siempre,
los que pasamos somos nosotros
nosotros nos ahogamos en la propia vida
que a veces es demasiada,
tanta que no alcanzamos a vivir toda,
la vivimos a cachos, a ratos, de repente...

Es que soy yo la que la alcanza hecha pedazos,
hace de mi lo que quiere, como lo quiere y
es ahí cuando me siento pequeña, tonta e inútil.
Es como si la vida me dijera al oído que
soy tan pequeña para ella y tan débil,
que merezco quedarme atrás, que merezco llorar y
gritar, y sollozar, y callar, y suspirar tan hondo
que la vida misma se ahogue conmigo en ese suspiro

Me he pedido a mi misma piedad,
porque a últimas fechas me doy cuenta que soy yo mi enemiga,
la peor, la cruel, la que hiere, la que no habla,
soy presa de mi misma, de mi tristeza, de mi dolor,
de mi arrepentimiento...
No puedo aceptarme débil, no puedo aceptarme inútil...
pero en cada no, me atragando de mentiras,
de valor inventado, de fuerza transparente... de una yo inexistente...

Lulla ilusoria
esa no eres tú,
es una sombra y te perturba
sombra de miedos,
sombra de los demonios encerrados
no se puede deshacer de todos ellos...

Es que soy el mismo miedo encarnado...

Pero no estamos hechos de miedo,
por el contrario,
los miedos están hecho por nosotros
ofrécele té a tus miedos
porque no se van a ir,
lo que podemos hacer es aprender a convivir con ellos
tener miedos que empujan,
que estimulan y movilizan,
no lo que congelan y paralizan.

Té a mis miedos?
Puede ser que eso sea lo que me aterroriza...
es que soy yo la que está hecha de tristeza...
la que está loca y digo de mi: "Triste loca..."
Ah, ya sé... Y si los ahogo, en té, en agua, en café...
lo que se les ofrezca conseguiré...
Seré yo quién los disuelva como azúcar en mi té,
los beberé de forma dulce y los ingeriré...
pero no sé si los defecaré...

Se pueden absorver solitos,
al final de alguna manera siempre se evaporan...


y transpirarlos por la piel... sudar miedo para dejar de estar enferma...
Loca...

Gracias a ti h_l_x_s_..

domingo, 4 de julio de 2010

La descripción...

Una persona triste es la mejor para describirte a detalle como podrìa ser la felicidad...
(Todo el tiempo pensamos en ella...)